Los mensajes del Papa

Habemus_facebook_portada_blog

Presenté una primera versión de Habemus Facebook en la Feria del Libro de este 2015 en Tarragona. Entablé conversaciones con muchas de las personas que se hicieron con una copia, y casi todos tenían las tres mismas preguntas sobre la obra. En este post voy a intentar responderlas, y a explicar qué me llevó a seleccionar algunos de los mensajes en el libro.

¿Respondías a la gente?

Obviamente no. Creé la página y durante unas semanas ahí se quedó. Después, durante un tiempo compartía en su muro noticias del Papa que aparecían en Google News, pero luego dejé de hacerlo. Los mensajes privados seguían llegando igualmente, tuviera la página actividad o no. Al final la desactivé al llegar a los 20.000 seguidores.

¿En algún lado de la página se especificaba que no eras el Papa de verdad?

Pues no. Cuando empezaron a llegar los mensajes me lo planteé seriamente, pero antes miré qué hacían el resto de páginas como la mía existentes en español. Por aquel entonces, ninguna avisaba de que el perfil no era oficial. La única que encontré que lo especificaba escribía mal el nombre del Papa (añadiéndole el palito después del nombre), así que no me la creí. Otras se limitaban a republicar en Facebook lo que publicaba la cuenta verificada del Papa en Twitter. La gran mayoría publicaba lo que le daba la gana a su autor, como podía verse por las opiniones extremas, el servilismo o la gran cantidad de faltas de ortografía. El resto, las páginas serias (las que especificaban la autoría de la página) pertenecían a medios de comunicación del Vaticano o similares. Viendo todo esto, decidí seguir dejándola tal cual. Al fin y al cabo, no estaba haciendo nada diferente a lo que hacía el resto, y precisamente ahí estaba lo interesante del experimento.

¿Todos los mensajes que te llegaban eran así? ¿Cómo los escogiste?

La gran mayoría de mensajes que recibía la página eran del tipo “rece ud. por mi y mi familiar/amigo/conocido que lo está pasando mal“. Estos mensajes eran de esperar. Los que no eran de esperar fueron precisamente los que me parecieron más fascinantes. A continuación una selección de estos últimos, con un pequeño comentario sobre por qué los escogí para el libro:

mensaje_31

 

Este hombre de Pontevedra borró su cuenta de Facebook unos meses después de enviar este mensaje, pero lo incluí igualmente porque no tiene desperdicio: le pide dos millones de euros al Papa sin explicar nada, le manda su dirección completa (claro, si no ¿dónde iba a enviarle el Papa el dinero?) y, por si acaso no lo entiende, le escribe en inglés.

mensaje_27

Hace unos siglos, ser astrofísico jesuíta era hasta útil, pero hoy en día es como ser nazi homosexual ruso: un poco absurdo. Eso de poner primero lo que crees, y luego ya ajustar la realidad a lo que crees…

mensaje_22

Este lo seleccioné por especificar que el abrazo que le envía al Papa es “católico”. ¿Cómo es un abrazo “católico”? ¿En qué se diferencia de un abrazo “normal”? Y por último: ¿por qué se siente este hombre obligado a especificarle al Papa que el abrazo que le envía es católico? ¿No sea que, si no lo dice, se piense el Papa que quiere algo más que un abrazo? mensaje_21

Este lo seleccioné porque no había resquicio de duda de que esta persona pensaba que se dirigía al Papa en persona, y me gustó mucho la sencillez de preguntarle que qué tal en su nuevo trabajo, nada más. Me imagino a la señora que lo escribió imaginando a su vez al Papa sentado delante del ordenador respondiendo a todos los mensajes como el suyo que le llegan.mensaje_19

Este me pareció muy fuerte, sólo hay que leerlo.
mensaje_14

Este es tan sólo un mensaje privado de SPAM, pero me hizo gracia que fuera de productos publicitarios para vender con un slogan del Papa sobre… los pobres.
mensaje_12

Este está en el libro por la educada y sencilla regañina que le envía al Papa… y por la corrección de la falta de ortografía dos meses después.

 

 

mensaje_9

Cuando eres nuevo en un cargo, es importante que validen tus acciones. A esta persona le gusta lo que hace el Papa, así que simplemente se lo dice.

mensaje_4

Me imagino a este señor recibiendo este meme por internet y decidiendo que había que tomar cartas en el asunto. Me pregunto qué respuesta esperaba del Papa.
mensaje_3

Esta persona debía de tener algún tipo de trastorno mental, pero este mensaje está en el libro debido a su contenido más que conspiranoico. 
mensaje_1

Uno de mis preferidos. Me imagino a este chico aterrorizado ante las noticias alarmistas del ébola, y pensando ¿quién tiene el poder suficiente para evitarlo? ¡El Papa!


Habemus Facebook se presentará en forma de exposición en la próxima edición de Tallers Oberts, del 4 al 6 de septiembre en Taller d’Art – Rambla Vella #21, 3er piso (Tarragona)

Descarga Habemus Facebook completo gratuitamente

Sigue leyendo en el perfil de Víctor

Deja tu comentario

*